?

Log in

el biologo loco
15 August 2016 @ 05:40 pm
Esto es lo que ha sido de momento mi existencia en los últimos tiempos:

A finales de enero de 2016 me doctoré. Defendí mi Tesis, con todo el estrés previo de papeleos, correcciones, encuadernaciones ensayos y defensas. Escribí mi Tesis en LaTeX, un sistema que no gustó nada. Leí mi Tesis frente a familia y amigos cercanos en un ambiente único.

A partir de entonces, seguí trabajando en la publicación de dos artículos. algunos dirán que conuna gran falta de responsabilidad por mi parte, aunque yo lo vea con un gran esfuerzo físico y mental. Esos dos artículos vieron la luz, primero uno y después otro.

Mientras, una pequeña escapada al polo norte. Bueno, casi. Finlandia está muy arriba, y a pesar de haber ido en abril, aún no habían salido del invierno...

Mientras, me dieron una beca para una estancia breve en Viena, en el laboratorio de un buen colega, dentro del Instituto de Física Aplicada de la Universidad de Tecnología de Viena. Fueron dos meses viviendo en una gran ciudad, con buena gente y conociendo grandes sitios. Lo mejor que pude haber hecho fue mandarme mi bicicleta y moverme por allí en bici, ya que Viena es una ciudad perfectamente acondicionada para el ciclismo. Así, los bosques de Viena, Bratislava... La mejor forma de recorrer una ciudad, en bicicleta.

Durante esta estancia me bajé a Italia dos veces, ambas con una gran amiga. La primera, a un evento montañero (mas o menos), Mellobloco, en los valles di Mello y Masino con muy buena gente italiana. Visita a Milán incluida. La segunda, a un evento bicicletero en Bolonia, la Ciemmona, uno de esos que sube los niveles de bicicletina a la estratosfera. Muy buen ambiente festivo-reinvidicativo, que a pocos días de un plan de bici fue el chute de motivación perfecto. Visita a Padova incluida.

Al finalizar la estancia, me cogí la bici y me puse en camino. ¿Hacia donde? La idea original era volver a Madrid (unos 2500km, km arriba km abajo), pero noticias de última hora hicieron reducir el trayecto y volver a madrid as soon as possible. Así que se quedó en un recorrido de unos 380km entre Viena y Zagreb, pasando por los cultivos de la ribera del Danubio, las colinas de la baja Austria, una esquinita de Eslovenia y el norte de Croacia. En Zagreb, visita a una gran amiga y visita a Split, un pueblo costero del adriático croata. Aunque las razones auténticas dela visita a Split fueron otras...

Y vuelta a Madrid, al menos por un corto periodo de trabajo intenso y sensaciones contradictorias, antes de volver a subirme a un avión para plantarme con la mejor de las compañías en el otro lado del mundo: Indonesia. Pero esta es otra historia, y será contada en otro momento...
 
 
el biologo loco
11 August 2016 @ 01:28 pm
hi little readers,

2016 está siendo un año interesante.

Comenzó con mi defensa de la Tesis en Enero, un hecho que pensé que sería un punto y final de una etapa que me estaba amargando ya demasiado... Pero ésto aún se alargó algo más.

Mientras, he ido aguantando gracias a muy buenos amigos y algunas escapadas europeas.

Hay mucho que contar y hace tiempo que tengo esto así un poco desangelao. Intentaré resucitar.

Sean felices
 
 
el biologo loco
15 February 2016 @ 05:01 pm
que ya soy Doctor.

que lo sepan...
 
 
el biologo loco
13 July 2015 @ 03:30 pm
 
Un idioma abandonado y oxidado, pero no olvidado...
 
 
el biologo loco
01 July 2015 @ 10:06 am
 
Silencios (muy) incómodos...
 
 
 
el biologo loco
24 June 2015 @ 04:26 pm
Ya no me acordaba cuánto echo esto de menos...



Patear por los montes de laurisilva, siempre húmedos, siempre verdes;

Recorrer en bicicleta las pistas del pinar, en las alturas;

Bucear en las costas de aguas cristalinas;

Paisajes espectaculares, donde se mezclan los verdes, los pardos, los azules;

¿Pero qué me queda aquí?
Una familia, unos padres que me quieren por encima de todo;
Unos pocos amigos, dispersos, a los que no olvidaré jamás;
Un conjunto de personas, de cercanía variable, que definen mi recorrido, por la infancia, la adolescencia, y que se difunden en la bruma del recuerdo;

23 años de vivencias, ocho de ausencia, un periodo indeterminado de nostalgia, y la decisión de recorrer un camino de trayecto incierto, que pesa como una losa de basaltos...
 
 
el biologo loco
15 May 2015 @ 01:06 pm
Ya no recuerdo la última vez que me sentí Bien...
 
 
el biologo loco
31 January 2015 @ 03:02 pm
Hoy les traigo una batallita de abuelo. Corría el año pasado, allá por Mayo. En plena Primavera. Flores, maripochas, sol y verde, ya saben.

El planazo del finde consistió en irse de pateo por los Picos de Europa. Una ruta de dos días por la Ruta del Cares.


La ruta del Cares... ¿dos días? ¡Pero si es un paseo de abuelos!


Sí, pero mira con quien vamos...


Ruta del Cares, como digo, subir a la base del pico Urriellu y vuelta a la ruta del Cares.



El Río Cares escarba un cañón que separa, de Sur a Norte, el macizo occidental, o de Cornión, y el central, o de los Urrieles, de los Picos de Europa. Encajonado, altas paredes, el río por el fondo, y una pista de dos metros de ancho lo hacen un sitio molón para visitar con los padres poco montañeros de uno. Pero nosotros fuimos más allá.


000-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------000

Nuestro recorrido empieza en Caín, (línea roja) el último pueblo por el sur, en la provincia de León. Rumbo norte hasta casi Poncebos, donde nos desviamos para subir a Bulnes, para allí coger el camino directo a la base del Naranjo, donde pasamos noche bajo unas rocas (círculo rojo). Al día siguiente, (azul) bajamos por el camino largo de vuelta a Bulnes, donde decidimos alargar el camino de vuelta subiendo por un canal hasta unas praderas hasta un hayedo donde... Bueno...

El primer día lo puedo dividir en cuatro fases:

1) Ruta del Cares; Un camino suave, ancho, transitado, bonito y cómodo. En el que, admitámoslo, nos lo tomamos con calma...


2) Ascenso a Bulnes; Empieza la subida, un camino también sencillo pero, no sé porqué ya estábamos cansados.

3) Camino directo a las alturas; Un camino empinado y trabajoso que sube directo por la ladera, hasta un valle menor y sigue subiendo por las praderas hasta el pedregal.


4) El Pedregal; Como en toda montaña, la vegetación se acaba cansando de subir tanto, así que solo quedan piedras. Peor aún, piedras sueltas. Y yo ya estaba cansado...


5) El Refugio; Llamamos refugio a un lugar donde refugiarse... una cuevita entre las piedras nos sirvió de casa esta noche. Yo llegué cansado, con frío, el modo muñeco feo que algunos conoceréis. Es el punto gordo rojo del mapa.

Eh, dijiste 4 fases...

Pero llegamos, y vivos, comimos, dormimos, y planificamos el día siguiente.



Aquí también podemos definir varias etapas:
1) El rodeo; rodeando vacas, cacas de vacas y vallas para vacas



Eh, ésto es Asturias, ¡qué esperabas!

2) El nuevo ascenso; Un camino que tenía buena pinta, gran pendiente, hasta las praderas superiores.


3) El extravío; No había camino claro.


Menos mal que llevábamos mapa y GPS. Sabíamos a donde teníamos que ir, el punto exacto, así que pusimos esas coordenadas en el GPS. Pero pecamos de desconfianza. Todos sabemos que los GPS no son excactos, y en montaña, 10m son importantes, así que a los 100m de dicho punto, dejamos la tecnología y nos pusimos a buscar visualmente. Craso error. Acabamos como Frodo y sam en los Emmyn Muil, pero en asturiano, ladereando por medio de un bosque de hayas, sin encontrar nada claro salvo un buen precipicio.



Y de repente...

4) El Rescate: Asomados al precipicio, viendo el el camino por el fondo, camino al que no sabíamos llegar. Y aparece un tipo. Subiendo por ese acantilado infranqueable. Klaus decía que se llamaba, montañero de León quegustaba de pasearse sólo por las montañas y que iba a pasar la noche en el punto que buscábamos desesperadamente. ¿Casualidad? No lo creo...

5) El retonno: Una vez puestos en vereda todo fue cuesta abajo... la bajada por un canal terrible de piedras, ya de noche hasta un colladito de hierba donde el camino a la luz del frontal era apenas distinguible, pero que bajaba serpenteando, se adentraba en los árboles y acaba llegando definitivamente a la Ruta del Cares.

Llegamos vivos, tarde pero vivos, y tan hasta las pelotas que hicimos el tramo del final en la mitad del tiempo normal.

Y al día siguiente, relax en las praderas leonesas =D
---000---

Más fotos en el correspondiente album de Picasa.

 
 
 
el biologo loco
24 December 2014 @ 01:52 pm
 
A veces, un paso atrás también puede significar avanzar...