?

Log in

 
 
16 December 2016 @ 05:28 pm
Vivir en un klotok  
Voy a elegir un alineado al centro del texto... a ver qué tal queda.

La visita al Parque Nacional de Tanjung Puting fue en casa flotante, un klotok. En la barca nos transladamos, dormimos y comemos, y bajamos sólo para ir a las estaciones a ver los monetes... y como se verá más adelante, a veces ni eso.


Esta ya la puse, pero... Es la primera. Tiene que ir aquí...


El acceso al barco lo hicimos por entre las casas de la gente.

El colchón era de quita y pon, así como la mesa y los muebles. Disponíamos de la cubierta superior para nosotros, mientras que en la inferior vivía y trabajaba la tripulación. Además de nuestro guía estaban el chófer y dos personas más que se encarrgaban del acomodamiento del viaje.


Vista frontal a la entrada del río Sekonyer.

Y ya está, a disfrutar del trayecto por el río Sekonyer.

A la hora de comer, se coloca la mesa.


Taca. Y a comer.

A la hora de dormir, se extiende el colchón, se coloca la mosquitera, y ala.


A buen recaudo de los mosquitos ambientales.


La mosquitera creaba un efecto curioso.


Y mientras, continuamos camino.

Teniamos un mirador privilegiado. A ambos lados, el borde de la selva. Con suerte, el sol realzaba los colores. Con suerte caía un chaparrón de los buenos. En cualquier caso, estampas maravillosas.


Un mirador privilegiado.


Un panorama privilegiado.

Por el camino pudimos socializar en profundidad con el guía. Aquí todavía nos soportaba.


Y en estas estábamos cuando de repente...

No, espera... no hubo bajas...


Esto sí. ¡Una orangutana en la orilla!


Así, muy cerca.

Próximamente, La Oranguchica de la Orilla.